domingo, 14 de marzo de 2010

La silla que ahora nadie ocupa

Iván Quesada

Con la vista clavada sobre la copa
se halla abstraído el padre desde hace rato;
pocos momentos hace rechazó el plato
del cual apenas quiso probar la sopa.

De tiempo en tiempo, casi furtivamente,
llega en silencio alguna que otra mirada
hasta la vieja silla desocupada
que alguien, de olvidadizo, colocó en frente.

Y, mientras se ensombrecen todas las caras,
cesa de pronto el ruido de las cucharas
porque insistentemente, como empujado

por esa idea fija que no se va,
el menor de los chicos ha preguntado
cuándo será el regreso de la mamá.


Evaristo Carriego (1883-1912)


15 comentarios:

carmensabes dijo...

Qué fuerte, has vuelto a emocionarme con el poema que elegiste querida.

Ligia dijo...

Has elegido un poema muy tierno propio de la vivencia que has pasado. Un abrazo

TriniReina dijo...

Los chicos, siempre poniendo el dedo en la llaga, con sus cándidas preguntas...

Siempre aciertas en tus elecciones.

Besos

Algaire dijo...

Carmensabes – Hace tiempo que tenía elegido tanto el poema como el cuadro, pero no estaba muy segura de quien era el autor del cuadro, tardé en encontrarlo pero al fin lo logré y conseguí su permiso para publicarlo.

Ligia – Parece que fue buscado por ese motivo, pero sólo es coincidencia, hace tiempo que lo tenía en espera.

TriniReina – Es cierto, a veces cuando todos guardan silencio sobre algo, sale el más joven con la pregunta que nadie quiere hacer.

Cani dijo...

Llevo leyendo lo que publicas, desde tu vuelta,pero he sido incapaz de comentar. Adivino por algun comentario que, recientemente, te ha quedado una "silla vacia"; ¡lo siento!.
Perdona por no hber dado "señales de vida".
Estoy en esas horas bajas en que los "asientos vacios" me llenan de desgana.
Un abrazo

Marian dijo...

Hay tanto esmero detrás de este maridaje entre pintura y poesía, que consigues hacernos disfrutar de ambas.
Un besín

unjubilado dijo...

En todas las casas suele haber un plato vacío y una silla que nadie ocupa, en la mayoría de las ocasiones de manera virtual, pero siempre echamos en falta algún ser querido.
El poema es precioso, al igual que la imagen que le precede.
Un abrazo

Algaire dijo...

Cani – Me alegra saber que visitas mi casa aunque lo hagas en silencio.
Siento que estés pasando un momento de horas bajas, las mías tampoco son muy buenas ya que hace un mes que murió mi madre.

Marian – Me costó trabajo emparejar a este poema con el cuadro y no porque no los tuviera escogidos, si no porque no daba con el autor del cuadro. Al final tuve suerte.

Unjubilado – Tienes razón, todos tenemos algún plato vacío, alguno sin ocupar desde hace años aunque eso no mitiga el dolor de la ausencia.

Fuga dijo...

Profundamente triste...
La combinación perfecta.

Abrazos poéticos.

©Torneo de Caballeros (Moderador) dijo...

Hola,

Mira, faltan pocos días y casi no nos da tiempo de avisarte.
Te queremos invitar a un torneo muy peculiar:

http://loscaballerosdeladamadecristal2.blogspot.com

Nos gustaría contar con tu participación.
También el que lo desee puede participar. Es libre para todos.

Saludos cordiales,

Veni Vidi Vici!!

Algaire dijo...

Fuga – Las ausencias casi siempre suelen ser tristes.

Torneo de Caballeros (Moderador) – Gracias por tu invitación, pero yo no escribo poesía, me limito a difundir la que otros escriben, así que no puedo participar.

©Torneo de Caballeros (Moderador) dijo...

Visitante Algaire:
En las reglas os anuncia que cualquiera puede participar. Siempre y cuando poesea un blog. Pero como sabréis, lo que hace la diferencia de un blog a otro es la sangre que posee. No todos son campeones, es tu decisión.
Saludos.

fgiucich dijo...

Este poema lo aprendí para un examen de 5° grado, allá lejos en el tiempo y me trajo a la memoria hermosos recuerdos. Abrazos.

Esperanza dijo...

Yo no dejo de asombrarme cuando leo tu blog, Algaire.

Me pregunto cómo harás siempre para acertar, para tocar en lo más hondo del alma.

Muchas gracias,
Esperanza

Tucuñi dijo...

Ya no es sólo su silla, es su rincón, es su ventana, es su Sagrado Corazón....
Pero a pesar de tanto vacío, regresa; con algunas notas musicales, cada vez que veo unas rosas, cuando hago bechamel.....
Ella también es poesía y como tal siempre estará con nosotras.
Besinos de Tucuñi.