domingo, 13 de febrero de 2011

El árbol paraíso


Maxfiel Parrish (1870-1966)


El árbol paraíso nos albergaba
entre el huerto y la casa.
Sus cenicientas hojas
parecían tocar la media luna,
el firmamento, tan a la mano entonces,
y vivas las estrellas
a nuestros ojos de niños pueblerinos,
acercados a la naturaleza.

Recuerdo los atardeceres
bajo el árbol y su aroma,
donde un día me anunciaron
la entrega del arca
con los vestidos de mi madre,
a quien no conocí.

Dionisia García (1929- )

15 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Dado que la autora de este poema es murciana suponemos que el árbol al que se refiere es el Elaeagnus angustifolia y no otro árbol paraíso que hay en América.

(¿Se nota que he consultado a San Google?)

Algaire dijo...

Senior Citizen - :-) Me dejas de una pieza, no sólo nombras al Elaeagnus angustifolia si no que también conoces la existencia de otro árbol paraíso que hay en América.
Gracias a ti ahora se que al menos hay dos.

Trini dijo...

Doblemente grabado el árbol en el país de la memoria: por si mismo y su extraordinaria belleza y por el regalo del baúl, alma de su madre.

Besos

Algaire dijo...

Trini - Tienes razón, la memoria puede grabar la misma cosa varias veces por distintos motivos.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Algaire, los arboles...Tan necesarios, magnifica poesia dedicada a este.
Saludos cordiales.
Jesus y Encarna
P.D. te invitamos a nuestro nuevo Blog jesart2010.blogspot.com, si necesitas algo por aqui estamos.

unjubilado dijo...

Como no conocía ni al pintor ni a la poetisa, me he dedicado a buscar información de ambos, consiguiendo ver varios cuadros de Maxfiel Parrish y unas cuantas poesías de Dionisia García, su último libro Voces detenidas (Aforismos)
Un saludo.

Ligia dijo...

Yo estoy como Jubi, buscando información porque no sabía de estos autores... ni del árbol. Abrazos

rosa dijo...

Yo tampoco sabía de la existencia de un árbol paraiso.
Pensaba que era una metáfora, ya que estar refugiado bajo un árbol tan frondoso como el del cuadro, es como estar en el paraiso.

fgiucich dijo...

Elaegnus angustifolia o paraìso, como se llame, la pintura y el poema me llevaron a evocar unas vacaciones inolvidables en los yerbales del Alto Paraná. Abrazos.

Algaire dijo...

Jesús y Encarna – Pasaré encantada a visitar vuestro nuevo blog.

Unjubilado - :-) Así me gusta, que busques información y luego la compartas con todos nosotros, de esa manera todos aprendemos más.

Ligia – Esta es una buena manera de aprender, rebuscando, rebuscando yo también me encuentro con poetas y pintores que no conocía.

Rosa – Que razón tienes, me gusta eso que dices de: “estar refugiado bajo un árbol tan frondoso como el del cuadro, es como estar en el paraíso”.

Fgiucich – Me alegra que te hayan evocado esas vacaciones inolvidables.

leonor dijo...

Buenas noches.
Este poema me ha traído tantos recuerdos de mi infancia, cuando vivía en una casa al lado del campo, con la Naturaleza y ese aire tan rústico y tan tradicional que tantos gratos recuerdos trae de ayer y de hoy.
Gracias por tocar mi corazón.
Un abrazo.

clariana dijo...

¡Hola Algaire!
Me ha gustado el poema a este árbol en concreto, recordando la infancia de la poetisa. Y el final es un tanto misterioso que no alcanzo a comprender, aunque imagino triste. Un beso.

Oréadas dijo...

Bellísimos recuerdos al cobijo de un árbol.
Un besito

Algaire dijo...

Leonor – Me alegra que el poema te haya traído buenos recuerdos de tu infancia, cuando se toca el tema de la naturaleza casi siempre es muy agradable.

Clariana – Si, parece un poco triste, supongo que recuerda como algo grato todo lo que tiene que ver con ese árbol y termina con un triste recuerdo sobre su madre muerta.

Oréadas – Si, supongo que ese árbol fue muy importante para ella.

A.Dulac dijo...

Es bueno que todos evoquemos algo de nuestra niñez gracias a tu puesta en escena de esta poesía que no conocía y esa pintura con fuerza y raices de la mano de ese árbol que tampoco sabía del nombre de su autor.
Cada vez que puedo visitarte aprendo algo nuevo.
Un biquiño de A.Dulac