domingo, 25 de mayo de 2008

Tapada con una sombrilla

Claude-Oscar Monet (1840-1926)



Si la niña está a la sombra…
Si la sombra la rodea,
puede ser que se la vea
con unas flores de alfombra.
Tan rubia como es, asombra
distinguirla por ahí.
¿Dónde está la niña, di,
por qué mi asombro la ciña?...
Como es tan rubia la niña,
se fue al sol, y la perdí

Pero si tiene en su mano…
pero si tiene, y abierta,
esa sombrilla en alerta
para esquivar el verano…
Si en ese muro tan vano
la luz se queda indecisa…
Mirad, pájaros, que risa:
como si fuera un farol,
le está haciendo un truco al sol
el pañuelo de la brisa.

Y al ser mujer la chiquilla…
Al ser mujer, ay qué pena,
¿se habrá perdido la nena
con pelo de manzanilla?...
Esa cosa tan sencilla
se hará tan vuelta al revés
y difícil, que después
ya no sabrás entenderla.
Sólo podrás conocerla,
si, puesta al sol, no la ves.


Ángel C. Bello


12 comentarios:

Ligia dijo...

Veo que llegas con aires renovados. Me alegro mucho. Un poema lleno de salero y una imagen muy apropiada. Besitos

Xesca dijo...

Una imagen acertadísima, y el poema es un canto risueño a medida que se va leyendo.

Imagen y versos, unidos magistralmente como siempre consigues hacerlo.

Besos!

Algaire dijo...

Ligia - :-) No se si mis aires son renovados o no, pero si regreso con el mismo entusiasmo que tenía antes, lo que no se es cuanto tardaré en volver a hacer una pausa, en fin, así es la vida.

Xesca – Tuve dudas entre varios cuadros de mujer con sombrilla, pero al final me decidí por este.

Marian dijo...

El poema musicaliza muy bien ese coqueteo de mostrarse u ocultarse la ingenuidad tras la sombrilla.
Y del cuadro, que te voy a decir...el autor es inconfundible y uno de mis favoritos.

Un besín

Trini dijo...

Este cuadro es uno de mis favoritos, bueno, Monet está entre mis pintores preferidos. Y el poema es musical y fresco, como una brisa en el atardecer del verano.

Me alegra mucho verte por aquí, pero eso ya lo sabes.

Besos

unjubilado dijo...

Justo Brito y Juan Tabare,
hombres de vera y peinilla
como no pare otra madre,
por una vieja rencilla,
en el lugar que se vieran
la muerte juraron darse.

Dicen que el primer encuentro
lo tuvieron en un baile,
cuando iba Justo Brito
con Paulina Colmenares,
bailando un zumba que zumba
de esos que entibian la carne.

“¡ Dame una paloma, Justo!...,
dame una paloma, vale"
gritóle desde un escaño
el temible Juan Tabare.

Pero Brito, en los espasmos
que da la fiebre del baile,
contestóle con la espalda,
sorda expresión del desaire.

“Ten en cuenta, Justo Brito,
te lo juro por mi madre,
que el desprecio que me has hecho
nunca me lo hizo naide…;
¡ yo te enseñaré ca…rrizo…,
cómo se ofende a un Tabare ¡”

Pasaron muchos veranos
desde la noche del baile,
más el rencor de los hombres
es difícil que se acabe.

En un claro de sabana
que dora el sol de la tarde,
se encontraron de repente
Justo Brito y Juan Tabare.

Al mirarse frente a frente
les templó el rencor la sangre;
no se dijeron palabras,
y en el furor de la lucha
las peinillas avarientas
casi cortaban el aire.

Dura y larga fue la brega,
y al morir aquella tarde
ambos estaban de bruces
en un gran charco de sangre.

Mañana dirá el que llegue
al propio estilo del lance:
“Fue por una palomita”
de Paulina Colmenares
que así se dieron la muerte
Justo Brito y Juan Tabare.
” ¡Dos hombres de pelo en pecho
como no pare una madre ¡

Angel C. Bello

Saludos

Cani dijo...

Veo con alegria que has retomado tus actividades blogeras. Me alegro
Un saludo

Ogigia dijo...

Muy agradable el poema

Algaire dijo...

Marian – Como ya le dije a Xesca, tenía varios cuadros de mujer con sombrilla, pero este me pareció que se ajustaba más al poema.

Trini – Estoy de acuerdo contigo en la interpretación tanto de cuadro como de poema.

Unjubilado - :-) Gracias por tu aportación a mi colección de poemas, pasará al archivo para sacarlo a la luz cuando encuentre cuadro.

Cani – Así es, de momento vuelvo a la vida activa.

Ogigia – No está mal, es alegre y musical.

Marian dijo...

Muy bonito el poema, no tendríamos que crecer nunca y estar siempre protegidas bajo la sombrilla.
Un beso.

Algaire dijo...

Marian - :-) Puede ser, pero eso es totalmente imposible.

salvochea dijo...

Hermoso el poema, suerte de arribar a tu morada.

Saludos desde el Bierzo