domingo, 7 de diciembre de 2008

A un ruiseñor

Fragmento de un fresco de la casa Brazalete de oro, Pompeya.


Canta en la noche, canta en la mañana,
ruiseñor, en el bosque tus amores;
canta, que llorará cuando tú llores
el alba perlas en la flor temprana.

Teñido el cielo de amaranto y grana,
la brisa de la tarde entre las flores
suspirará también a los rigores
de tu amor triste y tu esperanza vana.

Y en la noche serena, al puro rayo
de la callada luna, tus cantares
los ecos sonarán del bosque umbrío.

Y vertiendo dulcísimo desmayo,
cual bálsamo suave en mis pesares,
endulzará tu acento el labio mío.


José de Espronceda (1808-1842)


14 comentarios:

IRIS dijo...

Qué bonito!! Siempre me han parecido muy lindos los ruiseñores, y el poema es precioso, la verdad una combinación muy linda!:)
Un abrazo muy grande linda!

Ogigia dijo...

Te sigo leyendo

carmensabes dijo...

De tu amor triste y tu esperanza vana...
Que sentidos versos nos muestras de Espronceda...gracias por tener este blog tan delicado...

Y confirmado: la poesía y la pintura pueden ir de la mano...maravillosamente...

Besiños

clariana dijo...

Es preciosa la poesía, con el canto del ruiseñor que va pasando por todas las etapas del día. Ellos sí que realmente manifiestan su alegría de vivir con esos trinos maravillosos.
La pintura de tipo fresco que has incluido es muy selecta. Un beso muy grande y gracias por lo que nos aportas.

Trini dijo...

Me gustan los ruiseñores, aunque creo que nunca vi ninguno. Me gusta el soneto, tan musical como un canto de ruiseñor.

Un abrazo

unjubilado dijo...

Estoy escuchando el canto de un ruiseñor. Serán imaginaciones mías? Por si acaso pincha aquí.
Un abrazo

Marian dijo...

Qué bien conservado está ese fresco. Me gusta. Y el poema evoca el trino, el canto celebratorio de los ruiseñores… lástima que sepamos tan poco sobre ese canto, entender el lenguaje de los pájaros debe ser apasionante.
Un abrazo

Darilea dijo...

Preciosa la musicalidad del poema.
Grande Espronceda, como el canto del ruiseñor.
Besitos

Cani dijo...

Despues de un periodo, poco grato, regreso y me encuentro con tu grata noticia, sobre el cuadro y mi poema, cosa que sin duda me ayudara a seguir y levantar un animo mas bien bajo.
Gracias amiga, por eso y por el placer de entrar en tus blogs.
Un beso

Ligia dijo...

Siempre me gustaron los poemas de Espronceda. Los veo sencillos y tiernos. Y este del ruiseñor no podía ser menos. El detalle que utilizas para acompañarlo está muy lindo.

Algaire dijo...

Iris – Me alegra que te guste como quedó el conjunto.

Ogigia – Encantada.

Carmensabes – Bienvenida a mi casa.
Me alegra que pienses que pueden ir juntas la poesía y la pintura, yo siempre pensé que hacía buena pareja.

Clariana – Me pareció curioso incluir no sólo óleo, la pintura al fresco también es bonita y creo que en este caso hace buena compañía al poema.

Trini – Será que no te fijaste bien, seguro que en donde vives los hay, claro que son inquietos y no es fácil localizarlos.

Unjubilado – Gracias Jubi, con tus enlaces siempre logras ampliar más lo publicado.

Marian – Entender a la naturaleza siempre lo es, pero le prestamos muy poca atención.

Darilea – Estoy de acuerdo contigo.

Cani – Levanta el ánimo que se te echa en falta y da pena ver tus blogs en silencio.

Ligia - :-) Digamos que Espronceda es “de los de siempre” y sus poemas nos resultan ya muy familiares.

fgiucich dijo...

El canto del ruiseñor hecho poesía. Abrazos.

Fuga dijo...

Otra bellísima composición que me quedó sin ver, cachisssss.

Organización es lo que necesito :-(

Ahora besinos poéticos.

profetabar dijo...

Ruiseñor, que palabra más melodiosa, invita a volar y soñar lo que aún queda pendiente del destino.