domingo, 27 de junio de 2010

La taza de Silesia

Walter Granville Smith (1870-1938)

En sus bordes los labios se detienen.
Es hermosa la taza,
con cenefa de rosas
y dorado filo.
Aromas de café, cantueso y menta, son más intensos,
porque la taza en honda.
La miro rosa a rosa,
y me produce gozo
el color y la forma;
el saber que otros labios
han podido apreciar este refugio,
que otros ojos se han deleitado.
Sobre la mesa no es un objeto más,
no es el adorno.
Lleva tras sí miradas,
manos
labios.
Quizás un último suspiro,
un último sorbo,
o el hastío de las tardes.


Dionisia García (1929- )

8 comentarios:

carmensabes dijo...

Maravilloso poema, la sensación de otras bocas, otros miradas contemplando la taza...

Pintura encantadora también.

Abrazotes.

Ligia dijo...

Hasta una sencilla taza podría contar muchas historias...
Abrazos

fgiucich dijo...

La bella ceremonia del té, en tazas de porcelana. Especial para que los labios encantadores dejen su huella. Abrazos.

Algaire dijo...

Carmensabes – El buen poeta es capaz de hacer un maravilloso poema incluso a una taza.
Me costó encontrar el cuadro pues aunque tenía varios con tazas, todas eran de un color no apropiado. :-) Tú si que sabes lo que cuesta encontrar un cuadro.

Ligia – Por supuesto, sólo le haría falta contar la vida de todas las personas que en un momento dado la tuvieron en la mano.

Fgiucich – Los labios y las manos que pueden transmitirle a la taza muchos sentimientos.

unjubilado dijo...

Preciosos, tanto el cuadro como el poema.
Esto me ha dado una idea, que no se si se llegará a plasmar en mi blog.
El título podría ser "Entrevista a una taza", puesto que ya he entrevistado a una uva blanca, a una nube, a un botijo... ¿porqué no hacerlo a una taza?
Saludos

Marian dijo...

El poema y como no puede ser menos, la elección del cuadro,invitan a paladear ese momento casi ceremonial de la charla o la confidencia placentera con la tacita de café y su aroma como excusa.
Un besín

clariana dijo...

Cuando una taza es preciosa como ésta que describe tan bien la poetisa, parece que el café o el chocolate o lo que se tome sabe mucho mejor. Se deleita el gusto con la mirada a los dibujos de la bella taza y hace que una cosa tan sencilla pueda ser un mundo.
Muy bello también el cuadro. Un beso.

Algaire dijo...

Unjubilado – :-) No está mal la idea ya que una taza podría contarnos muchas cosas sobre las personas que la utilizan y sobre las conversaciones que alrededor de ella se mantienen.

Marian – Si hay una cosa agradable es una buena conversación mientras se toma una taza de té o café.

Clariana – Parece mentira, pero es verdad que lo que se toma en una taza bonita parece saber mucho mejor.