domingo, 12 de septiembre de 2010

Bosque


William Bliss Baker (1859-1886)


Sólo el rumor de ramas agitadas
ligeramente por el aire suave,
del aleteo súbito de un ave,
de la lluvia en las hojas agostadas.

Lo demás es silencio. Aletargadas
en los troncos las tablas de la nave,
las traviesas del tren, la viga clave,
la toza reventando en llamaradas.

A golpes de hacha, con vaivén de sierra,
saldrá del sueño, yacerá en la tierra,
y adoptará mil vidas sin latidos.

Se habrá perdido una belleza verde
que sólo la raíz tal vez recuerde
en eclosión de tallos renacidos.


14 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Una entrada muy completa acorde con la de tu otra casa, Naturaleza maravillosa. El bosque escrito, el bosque pintado y el bosque fotografíado.

Junto al bosque vivido y amado por quien ha recogido estos testimonios y nos los ha regalado en esta mañana de domingo.

Ligia dijo...

Hoy los tres escritos están llenos de naturaleza...
Abrazos

carmensabes dijo...

Las raices tienen que perdurar querida amiga.
Un placer volver a tu rincón artístico y sensible.

Cani dijo...

Cuando leo un poema, para mi desconocido, tan hermoso como este me siento empequeñecida, cohibida de atreverme a publicar.
Gracias por brindarnoslo acompañado de tan bello cuadro.
Besinos

Algaire dijo...

Senior citizen - :-) Es cierto aunque no fue premeditado, a veces las cosas coinciden quizás en este caso porque aun sin darme cuenta necesite yo un poco de ese refugio que nos regala el bosque con sus bellos árboles.

Ligia – Es que la naturaleza es un buen refugio además de belleza.

Carmensabes – Un placer ver que regresas, se te echaba en falta.
Las raíces en todo son muy importantes.

Cani - :-) Pues no te encojas que pronto publicaré uno tuyo, ya va siendo hora.

unjubilado dijo...

Cruzas por el crepúsculo.
El aire tienes que separarlo casi con las manos de tan denso, de tan impenetrable.
Andas. No dejan huellas tus pies. Cientos de árboles contienen el aliento sobre tu cabeza. Un pájaro no sabe que estás allí, y lanza su silbido largo al otro lado del paisaje.
El mundo cambia de color: es como el eco del mundo. Eco distante
que tú estremeces, traspasando
las últimas fronteras de la tarde.
Poema de Ángel González
Creo que Ángel González nació en Oviedo, el 6 de septiembre de 1925 y falleció Madrid, el 12 de enero de 2008, no lo puedo asegurar pero parece ser este.
Saludos

Marian dijo...

El poema es magnífico. De esos que a una le da envidia no haber escrito :o). Aunque la pintura me lleva a transitar los sonidos de un otoño que inicia su letargo en el bosque, la metáfora del renacer constante es un canto a la vida.
Un besín

Trini dijo...

Afortunadamente el bosque tiene el poder de regenerarse. Eso sí, mientras el hombre no aumente su prisa por destruirlo.

Hermosa combinación.

Abrazos

fgiucich dijo...

El bosque de los sueños anidado en en el verso y engarzado en la pintura. Abrazos.

Algaire dijo...

Unjubilado – Muy bonito ese poema. Si no hay más poetas con ese nombre, si, era de Oviedo y tiene poemas muy bellos, yo publiqué uno hace tiempo y si no puse más es porque no es fácil encontrar cuadros para acompañarlos.

Marian – Creo que este poema tiene alguna similitud con la oración del árbol aunque sea menos extenso contienen ambos el mismo mensaje.

Trini – Si, los bosques se regeneran pero no a la velocidad que se querría dado los estropicios que el hombre le causa.

Fgiucich – Sólo la palabra en si “bosque” ya nos hace soñar.

A.Dulac dijo...

No conocía el cuadro que acompaña al poema - muy bien elegido - .

El poema, me ha gustado mucho como está escrito y lo que dice,es un placer visitarte siempre.
Biquiños de A.Dulac

Algaire dijo...

A. Dulac – Yo también creo que ambos, cuadro y poema son muy buenos.

clariana dijo...

Otra poesía muy bella que hace honor a nuestro amigo el árbol, uno de los elementos de la naturaleza más importantes, al que se le ha sacado más utilidad personal para el humano que pensar en la gran utilidad que tiene para el planeta, el medio ambiente y todo el ecosistema que se relaciona con la tierra, con el agua, con el aire y con los animales.
Un hermoso cuadro para esta importante poesía que nos hace recordar lo indispensable que es el árbol para todos. Un abrazo.

Algaire dijo...

Clariana - :-) A veces creo que abuso tanto de poemas como de cuadros que tienen como motivo principal los árboles, pero como me gustan tanto, no me puedo resistir, intentaré cambiar un poco de tema.