domingo, 1 de mayo de 2011

Cansada de rodar


Edward Hopper (1882-1967)


Cansada de rodar,
de soñar apariencias,
de debatirse en vano
ensayando posturas de defensa o de ataque,
de convertirse en otra,
esa mujer perdida por Manhattan
se ha escondido en un cuadro de Edward Hopper,
se ha sentado en la cama de una pensión anónima
y ya no espera nada.

Sin abrir tan siquiera la maleta,
acaba de quitarse los zapatos
porque los pies le duelen,
se ha quedado sola entre cuatro paredes,
condenada a aguantar a palo seco
esa luz de la tarde ya en declive
que se filtra en la estancia
veteada de brillos engañosos,
con los brazos caídos y la mirada estática,
clavada eternamente de cara a una ventana
que de tan bien pintada parece de verdad.


Carmen Martín Gaite (1925-2000)

12 comentarios:

TriniReina dijo...

Esta pintura de Hopper, siempre me ha traspasado. Ahora, unida al poema de Carmen Martín Gaite, ya ni te digo.

Maravillosa conjunción

Besos

Ligia dijo...

Pero está expresamente hecha la poesía para la pintura? Porque está genial. Abrazos

Algaire dijo...

TriniReina - :-) Esta vez Carmen Martín Gaite me dejó muy fácil la tarea de buscar cuadro.

Ligia - Yo diría que si, al menos eso interpreté yo.

Senior Citizen dijo...

Un precioso poema que, como dice Ligia, parece que estuviera escrito para el cuadro... o el cuadro para él.

Cani dijo...

Martin Gaite describe el cuadro de una manera magistral y ambos, poeta y pintor, la tristeza, el cansancio de la soledad
¡Precioso!; gracias Algaire por regalarnoslo.
Besos

almena dijo...

La desolación y la soledad magistralmente mostrada por imagen y poema.

Un beso, amiga Algaire

Algaire dijo...

Senior Citizen – Yo diría que el poema pudo haber surgido de la contemplación del cuadro.

Cani – Tengo que decirte que no es mejor que el que tu escribiste y que acompañas con este mismo cuadro. Te felicito.

Almena – Así es y yo me pregunto ¿cuántas personas se sentirán de esta manera, tan cansadas y tan solas?

unjubilado dijo...

En "Habitación de hotel", (así se llama el cuadro) Hopper hace una evocadora metáfora de la soledad, uno de sus temas preferidos, en la actualidad el cuadro se encuentra en el museo Thyssen-Bornemisza, (Madrid)
Obras de Carmen Martín Gaite, (por cierto he leído varias cosas en Facebook ya que su perfil lo siguen manteniendo)
Entre visillos, 1957, premio Nadal.
Ritmo lento, 1963.
Retahílas, 1974.
Fragmentos de interior, 1976.
El cuarto de atrás, 1979.
Nubosidad variable, 1992.
La Reina de las Nieves, 1994.
Lo raro es vivir, 1996.
Irse de casa, 1998.
Los parentescos, 2001, póstuma e incompleta...
Hay más, pero no me quiero extender.
La elección del pintor Edward Hopper no es, como nada de todo lo que escribe Carmen Martín Gaite, fruto de la casualidad. Ya lo cita en su ensayo adicional “Los incentivos de la ventana”, y uno de sus cuadros, “Habitación en Nueva York”, adorna la cubierta de su novela Fragmentos de interior17.
Creo que el cuadro fue antes que el poema.
Saludos

fgiucich dijo...

Me uno a TriniReina que ha dejado el comentario justo para este nuevo regalo. Abrazos.

Algaire dijo...

Unjubilado – Gracias por tanta información interesante que nos aportas, eso enriquece mucho esta entrada.

Fgiucich – Pues me alegro que a ti también te guste como a Trini.

clariana dijo...

"Esa mujer perdida por Manhattan se ha escondido en un cuadro de Edward Hopper" que bella esta frase del poeta y el contenido que quiere significar.
Pasamos por la vida muchas veces huyendo de realidades, de sinsabores, topándonos con otras personas a las que a veces les sobramos... y para apreciar la belleza de la vida, su verdadero valor entre tanta maleza ¡qué difícil es! como en el caso de la mujer que describe el poeta y que se refugia en el cuadro de Edward Hopper.
Muy bella selección. Un beso.

A.Dulac dijo...

Has puesto en el tapete el eterno dilema de que fue primero el poema o el cuadro...??
La belleza de ambos y su realidad son expléndidas.
Un abrazo de A.Dulac