domingo, 25 de marzo de 2012

La lluvia


Gregory Thielker (1979- )


Bruscamente la tarde se ha aclarado
porque ya cae la lluvia minuciosa.
Cae o cayó. La lluvia es una cosa
que sin duda sucede en el pasado.

Quien la oye caer ha recobrado
el tiempo en que la suerte venturosa
le reveló una flor llamada rosa
y el curioso color del colorado.

Esta lluvia que ciega los cristales
alegrará en perdidos arrabales
las negras uvas de una parra en cierto

patio que ya no existe. La mojada
tarde me trae la voz, la voz deseada,
de mi padre que vuelve y que no ha muerto.


Jorge Luis Borges (1899-1986)

8 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Este es, quizá, el poema de Borges que más me gusta y me lo dió a conocer una compatriota suya.

TriniReina dijo...

No conocía este poema de Borges.
Gracias por dármelo a conocer.

Casualmente, o porque la lluvia se ha convertido en la gran deseada, hoy coincidimos tú y yo:)

Besos

Algaire dijo...

Senior Citizen – Lo mismo que a mi, así que es justo que se le dedique a ella.

TriniReina – Ya ves, esto de los blogs sirve para promocionar la poesía.
Ahora iré a visitar la lluvia de tu blog.

Anónimo dijo...

Después de ver parte de las pinturas superrealistas de Gregory Thielker y de leer el poema de Borges, dan ganas de golpear detrás de los cristales, recitando el poema varias veces hasta que el cielo se apiade y traiga la tan deseada lluvia.

unjubilado dijo...

Perdón el anónimo es unjubilado.

fgiucich dijo...

Vine a ponerme al día con tus dos última publicaciones. Me encantó Senior Citizen y el poema de Borges: espectacular. Abrazos.

Ligia dijo...

Casualmente le ponía a Trini en comentario a sus versos de hoy que por aquí también hace falta la lluvia. Abrazos

Algaire dijo...

Unjubilado – Pues ya puedes empezar porque me parece que la lluvia sigue resistiéndose a caer.
Me asombraron los cuadros de este pintor en los que la lluvia parece no tener secretos para él.

Fgiucich – Me alegra que ambos te hayan gustado.

Ligia – Me temo que la lluvia nos está haciendo falta a todos, independientemente de vivir en el norte o en el sur.