domingo, 16 de septiembre de 2007

Tanka II

Jacob Wagner (1852-1898)



Mar tan querido
que unes y separas,
en ti confío,
te hago mi cómplice
de razón y sin razón

Noa

10 comentarios:

Darilea dijo...

La elección de la pintura va genial con el tanka de Noa.
Un besito a ambas.

Marian dijo...

...Y es que el mar sólo tiene un defecto:nunca lo conoces del todo,
pero jamás lo olvidas.
El cuadro acompaña a la perfección al tanka de Noa.
Un besín

unjubilado dijo...

Olas en la mar
dan vida y la quitan
siempre es así.
¡Oh Señor! que volvamos
todos los que salimos.

El conjuno pintura y tanka es muy bonito.
Saludos

Trini dijo...

Parece que el mar me llama...

Precioso Tanka. Noa los borda.

Besos

Anónimo dijo...

El tanka muy bonito(no lo entiendo) pero el mar con bruma me inspira tristeza, la dama complementa la
espera de Dios sabe que. Un besiño
Licinia super agente 01

Matias dijo...

Que hermoso cuadro
y la poesia siempre
me a cautivado el mar
es magico
saludos bella entrada
te leeo
aDIOS

Algaire dijo...

Darilea – En cuanto vi ese cuadro, pensé que era el apropiado para este precioso tanka.

Marian – Creo que el mar siempre será ese gran desconocido que nos atrae y al mismo tiempo nos intimida.

Unjubilado – Muchas veces cuando las olas del mar quitan la vida es por la poca consideración y respeto que se le tiene al mar.

Trini – Es cierto, Noa tiene un don especial a la hora de escribir tankas.

Anónimo – Los tankas no hay que entenderlos, hay que sentirlos.

Matias – El mar es un buen protagonista de la obra poética.

Anónimo dijo...

yo siento el mar como algo palpable gigantesco,ilusorio y poético,cuna de dioses y ataud de arriesgados marineros. Pero digo yo. si vosotros las sentis y las comprendeis os respeto al máximo y os admiro,pero ya el nombre me suena a trancazo. Y me voy no sea que me lo lleve.Abrazos
Licinia
Por favor qeu nadie se ofenda

fgiucich dijo...

Cortito y hermoso. Abrazos.

Algaire dijo...

Anónimo - No habrá ningún trancazo para ti que ya se que estás de broma.

Fgiucich - Los tankas son cortitos en palabras, pero largos y hermosos en sentimiento.