domingo, 2 de marzo de 2008

¡Bendita seas, madre mía!

Frank Bernard Dicksee (1853-1928)



¡Bendita seas, madre mía!
que con dolor y santo amor
diste luz a mis días
y coronaste de arrullos
mis sueños en flor.

¡Bendita tú, que cual ninguna
con desvelo incomparable me cuidaste;
benditos tus brazos de cuna
que convertiste en cruz y me salvaste!.

Bendita, madre, tu voz y tu mirada,
tus celos de tigresa sorprendida;
bendita sea tu cabeza cana;
bendita, madre, cada hora de tu vida.

Bendito sea el minuto y el día
cuando mis labios dijeron tu nombre idolatrado.
Bendita sea esta santa alegría
de acostar en tu pecho mi pecho fatigado.

Bendito sea, madre, de tu corazón cada latido,
cada fibra de tu cuerpo, cada hueso…
Benditas las madres que, como tú, han nacido.
¡Benditas sean las madres de todo el universo!.


Flora Dermis

12 comentarios:

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

Nada que añadir. Un beso muy fuerte,Algaire.Lleno de rosas.

Trini dijo...

Este precioso poema, estas dulces palabras, son las que toda madre quisiera oir de sus hijos, al menos, una vez en la vida.

De momento, me conformo con leerlas y disfrutarlas en tu blog:)

Besos

Livaex dijo...

Bonito poema dedicado a las madres. La mía ya no está conmigo pero le agradezco todo lo que me ayudó. Un abrazo

Xesca dijo...

Estaba leyendo el poema, y lo que son las casualidades, entró mi nena que tiene 8 añitos, y vio el cuadro que lo acompaña, me mira y me dice: mira como tu y yo... Y me ha dado un abrazo enormeeee....

Qué puedo decir, si al tiempo de leerlo lo he sentido físicamente.
Gracias tan sólo.

Un beso!

IRIS dijo...

A tus pies me rindo, por tan bello homenaje a todas las madres del mundo!!! La pintura es preciosa, y la poesía no podría ser mejor!!
Un abrazo muy grande linda!

Algaire dijo...

Meigo, aprendiz de druida – Gracias, creo que todo está claro.

Trini – A veces los hijos tardan en decir palabras como estas, pero eso no quiere decir que no las sientan. :-) Algún día las escucharás.

Livaex – Siento que ya no esté contigo pero su recuerdo te acompañará siempre.

Xesca – Por lo que cuentas fue un momento entrañable que no creo que olvides nunca.

Iris – Las madres se merecen un buen homenaje por su labor callada y por ese gran amor a sus hijos dando mucho más de lo que reciben.

Maribel Sánchez dijo...

Te imaginas la cara de una madre escuchando estas palabras de un hijo?

Precioso poema perfecta imagen.

Besos

Tawaki dijo...

Las madres se merecen todo lo mejor, porque siempre están ahí, incluso cuando no se las necesita.

Un abrazo.

unjubilado dijo...

Preciosos el poema y la imagen.
Las madres se merecen lo mejor.
Saludos

fgiucich dijo...

Un hermoso homenaje. Felíz día. Abrazos.

Algaire dijo...

Maribel Sánchez – Supongo que aunque su amor por sus hijos no cambie aunque nada le digan, escuchar de ellos que la quieren y reconocen todo lo que hace tiene que ser algo entrañable.

Tawaki – Si, las que verdaderamente son madres así lo hacen, la pena es que también existen otras que sólo tienen el título de madres por haber tenido hijos, no por amarles.

Unjubilado - :-) Al menos si juzgo por la mía así es.

Fgiucich – Desearía que todos los hijos dijeran algo así a sus madres, ellas seguro les quedarían muy agradecidas.

Fusa dijo...

Ohhhhhhhhh, que belleza de cuadro, que ternura destila..y el poema..., me voy sin palabras.

Abrazos agradecidos.